Samuel

Mirada traviesa que escapa entre rizos, engañando con sonrisas para darte besos, pellizcos, y disolver sus pensamientos entre juguetes y juegos, siempre con alguien cerca, contigo, descubriendo minutos entre baldosas y sillas, entre árboles y hierba…

Familia…

Familias nuevas de almas abiertas, de espíritus sensibles que caminan juntos, que caminan conmigo… Nuevas personas para nuevos mundos, para horizontes grandes y proyectos sin medida. Se respira fuerza, se respira calma…

Zaragoza, en blanco y negro

Delta del Mekong: Vietnam

Cimientos de agua, movimientos de aire, siempre entre personas pero, al fin  y al cabo, solos. Vidas de otro mundo, días diferentes, recursos únicos con neumáticos que salvan vidas a bordo de barcos que queman motores, y siempre, de fondo, tanto si hay sol como si llueve, puedes ver  unos pies descalzos y una sonrisa llena…

Carlota y Eduardo

Personas que pertenecen a un mismo mundo desde siempre, que forman parte de ti porque así tiene que ser. Minutos que pasan y se hacen años compartidos, a ratos, a días, pero siempre con esa unión que te da querer sin miramientos a alguien, que sea tu amiga, tu amigo, y que después de todo sigáis siendo vosotros mismos, pero más juntos. Vosotros, y también nosotras…

Raquel y Laura

Miradas y sonrisas libres, dulces y sinceras que escapan entre melenas salvajes y sin prejuicios todavía, sencillamente inteligentes y naturales. Hermanas, amigas, sobrinas… parte de ti partida en dos, con descaro, con mimo y con cuidado. Ver crecer y madurar a algo tan cercano que te traspasa se hace difícil de explicar, incluso en imágenes claras y nítidas, como ellas. Es algo que te llena, te empuja y te enseña, que te recuerda y te mueve. Es música, es baile, es sol y es aire…

Siempre son alegría en mí, siempre yo para vosotras.

Rio Siem Reap, Cambodia